Presen Martínez decidió convertir un local en la Rambla en una librería hecha a su medida