Publicidad

Fiscalía pide prisión para la madre del profesor británico que abusó de una alumna en Almería por obstrucción

Sigue Leyendo

- Advertisement -
- Advertisement -

La Fiscalía Provincial de Almería va a solicitar un año y tres meses de prisión para P.H., la madre del profesor británico C.T., condenado en firme por el Tribunal Supremo a once años y medio de cárcel por abusar sexualmente de una alumna, acusada en su caso de un delito de obstrucción a la justicia al entender que intercedió para que la víctima modificara su declaración y exculpara a su hijo durante la instrucción de la causa.

El Ministerio Público reclama además en su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press, nueve meses de multa con una cuota diaria de 12 euros para la acusada, de 66 años, quien en diciembre de 2016 se habría puesto en contacto con la menor por primera vez tras hacerse con su correo «con el propósito de conseguir que esta modificase la declaración que había prestado».

Según el relato de la Fiscalía, la mujer inició un intercambio de correos electrónicos entre ella y la menor. Así, a través de los referidos e-mails y también de «numerosas llamadas de teléfono y mensajes» mediante WhatsApp, la acusada se habría ido «ganando la confianza de la menor» aprovechándose de su corta edad que «la hacía especialmente influenciable».

Así, señala que «la manipuló» haciéndole «sentir culpable» por la «difícil situación» por la que estaban pasando tanto C.T., en prisión provisional en esos momentos, como «los hijos menores de edad de éste». Fue así cuando el 13 de febrero de 2017 la menor, «debido a la fuerte presión ejercida», escribió una carta dirigida al condenado en la que «se retractaba de lo que había declarado» diciendo que «lo hizo por la presión ejercida sobre ella por sus padres».

Para la Fiscalía, la acusada «en todo momento guió la forma de proceder de la menor», para lo que le habría dado «instrucciones de cómo ocultar a su familia el contacto» que había entre ambas, para lo que incluso le habría indicado que «se creara una cuenta de correo electrónico ficticia y que borrase los mensajes que intercambiaban».

P.H. también habría dado «instrucciones concretas» a la menor de lo que debía poner en la carta y, además, le habría facilitado la dirección del centro penitenciario de El Acebuche, a donde debía remitirla. La carta fue aportada a la causa que se seguía contra C.T. aunque luego la menor «no ratificó en el juzgado el contenido de la misma, manteniendo lo dicho en su primera declaración».

La propia sentencia de la Audiencia Provincial de Almería que condenó a C.T. constató la persistencia de la versión incriminatoria de la víctima hacia el acusado a pesar de que fuera puesta en entredicho ante las aparición de la carta y un vídeo en el que se retractaba de sus manifestaciones al entender que pudo grabarse ante la «presión ejercida» sobre ella por parte del acusado y su madre.

Esta «presión» ejercida sobre la menor por los hechos ya juzgados fue óbice para que su madre optara por trasladarla a Alemania, donde fijó su residencia. Meses más tarde el profesor sería detenido por desplazarse hasta allí para ir a verla.

A tenor de estos indicios, la acusación particular ejercida por el letrado Leo Marfil pide dos años y medio de prisión para P.H. al entender que, aunque la mujer sabía que la víctima había denunciado a su hijo por los abusos, «no dudó en ponerse en contacto» con ella mediante «numerosas llamadas telefónicas y correos electrónicos, llegando, incluso, para tal fin, a crearse una cuenta de correo electrónico ficticia».

En su escrito, la acusación apunta que la acusada se «ganó la confianza» de la menor con el propósito de que esta «cambiase su declaración judicial» para así poder «beneficiar los intereses de su hijo», el cual se encontraba por entonces en prisión preventiva.

Con esto, la parte afirma que debido a la «intimidación y miedo» sufridos por la víctima ante los «mensajes y llamadas enviados por la acusada», la menor habría accedido a sus deseo y por ello habría escrito una carta a C.T. para retractarse de sus anteriores declaraciones; una carta que fue aportada en el procedimiento judicial de los abusos y que se empleó para pedir la libertad de preso.

Además de las penas privativas de libertad, la acusación particular pide también una multa de 12 euros diarios durante 15 meses así como una orden de alejamiento sobre la víctima de 200 metros durante un periodo de tres años, en los que tampoco puedan comunicarse con ella.

En una causa paralela, la Fiscalía tiene previsto solicitar cuatro años de prisión más para C.T. por un segundo delito de abusos hacia una prima de su primera víctima, a la que conoció a través de la misma en el verano de 2016 tras haber entablado una relación con su alumna «fingidamente amistosa» con la que consiguió prevalerse de ella.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Publicidad -

Últimas Noticias

Toda la provincia de Almería en nivel de alerta cero por COVID

En desarrollo de la modificación de la Orden de la Consejería de Salud de 7 de mayo de 2021,...
- Publicidad -

Más Noticias de Almería

- Publicidad -